jueves, 17 de mayo de 2012

Azul


Cuando
mi alma transmuta etérea
y mi calzado es de plomo…
Cuando
tu imagen me sonríe
y la lluvia me golpea…
Cuando
tus ojos saben a miel
y mi corsé me protege…
Cuando
tu voz me arrulla
y mi reloj atrasa…
Es cuando
escucho el canto de las aves…
Me tomo de sus alas…
Cruzo los mares…
Riego los desiertos…
Luego,
despojada,
abrazo al viento…
Me transformo en una flor silvestre
y permanezco
en el azul eterno.

08/05/12


Imagen: 
Campanilla silvestre,
Rapónchigo (Campanula rapunculus).
Fotografía: Elvira Coderch.