sábado, 17 de noviembre de 2012

Luis de noviembre 2


Busco mi  risa de niña
en el trino de los pájaros...
Mi fantasía
en tu mirada cautiva...
El anhelo adolescente
en tus sabias palabras ...
La complicidad
en el café humeante...
El apoyo constante
en el disimulado guiño...
La mano firme
señalando un camino posible...

A tientas
llego al canasto
de las fotos viejas...
No sos vos...
Es tu imagen.
Con ella entro en el recuerdo...
Mi llanto absurdo
al saber que te perdía...
Mi voz en grito
en las entrañas de la tierra...

Miles de estrellas
zurcieron mi bolsillo roto...
Fueron mi guía.
Me dieron paz...
Seguí mi camino
sintiéndote en mi sangre.
Hoy puedo vivenciarte
en al canto de un zorzal...
Verte en la roja flor del cactus,
y sentir ternura infinita
cuando digo Papá.

17-11-12