viernes, 24 de mayo de 2013


El árbol

Solemos no escuchar
el llanto del árbol...
Confundimos su lamento 
con trinos de pájaros.
Hasta que intuimos
las lágrimas sofocadas.
Entonces nos basta arrimar el oído
al tronco de piel ajada.
Nos basta mirar el entorno
de hojas sueltas
y ramas mutiladas.
Nos basta ver la lluvia
deslizarse por su tallo
sabiendo que no calmará la sed
de las hojas apagadas.
Nos basta ver al hombre
sediento de dinero
firmando la orden
que segará la vida
y apagará las sombras.
Cuando vemos la
lluvia acumulada,
incrédula,
en el pie del árbol...
Cuando vemos los pájaros
a la deriva...
Cuando vemos los nidos
rotos y vacíos...
Cuando la savia
entona violines...
Cuando las semifusas
laceran nuestro cuerpo...
Cuando descubrimos
que las gotas no eran de rocío
sino lágrimas del árbol...
Lágrimas derramadas
en el silencio majestuoso de la noche...
Sólo ahí,
entendemos el dolor de la Madre Tierra...
Dolor que nos iguala a los que lo sentimos...
Dolor que no cabe en los pechos...
Los pájaros nos miran
desde las piedras
y elevan hacia el cielo
un grito agudo que corta el aire...

24/05/13
Imágenes:
Fotografías tomadas en la vereda de mi casa el 20/02/12
Poda realizada por el Gob. de CABA en pleno verano
¿Poda o asesinato?