jueves, 14 de julio de 2011

Te soñé Pierre

Te soñé.
Eras de plata
ojos de luciérnaga
y alma de lata.
Podía abrazarte
subir a tu barca
remontar la ola
y beber la escarcha.
Transitar despacito
el camino de luna
mirando los grillos
sacudiendo mis plumas
acompañando a los pájaros
en un sin fin de locuras.
Te soñé.
De suaves pinceladas
estaba diseñada.
Vos te alejabas
mirabas
retocabas.
Obra terminada,
la pluma del pájaro
suavemente me acariciaba.
Con mi collar de estrellas,
los cabellos sueltos
y el alma al viento,
yo en tu barcaza,
en la cresta de la ola
miraba insolente la aurora.
Te soñé.
Me creabas.
Mis formas se definían,
los colores brillaban.
Jugaba con las hadas
mientras las agujas del reloj
despiadadas giraban.
El rayo de sol
entró por mi ventana.
Me tocó despacito.
Pensé que eran tus ojos
que me miraban.
Le puse candado al sueño
para que nadie lo maltratara.
Guardé la llave
bajo mi almohada.
Esta noche, al acostarme,
abriré el cerrojo
descubriré la música
que te trajo a mí
para que yo bailara.

Pierre August Renoir (1841 / 1919)