martes, 10 de abril de 2012

Soñé un abrazo


Estaba caminando sobre las hojas que desprendió el otoño cuando unas manos suaves, fuertes, tomaron mis hombros y me rodearon con cariño…
Los dedos mudaron en plumas y me sentí envuelta en sedas… La travesura de una pluma desubicada acariciaba mi cuello con movimientos circulares… Giré… Estabas ahí…

Ojos color miel, recorrieron mi rostro con dulzura y brillo de estrellas… Se posaron en mis cejas… Una pluma marrón bajó mis párpados… Graciosamente los labios de “mi abrazador” se transformaron en pico… En un picoteo tenaz con besos chiquititos, recorría mi cara… Sentí una pluma en mis labios y esbocé una sonrisa placentera… Así, envuelta en sedas, con los párpados bajos, sonriendo, con piquito en las mejillas y miel en los labios, comencé a acurrucarme… Me hice pequeñita, etérea… Mis brazos mutaron en muñones de los cuales crecieron alas… Me deslicé entre las plumas que me abrazaban… Eché a volar y fui gorrión.

30/03/12
Imagen: Mujer y Pájaro
Matías Palau Ferre