martes, 18 de septiembre de 2012

El hombre...


La esencia de las piedras
vive en el hombre
que en nuevos cielos
da forma a sus sueños.

El hombre aprieta los ojos...
El hombre...
Aprieta los ojos
ya no por el polvo
del desierto nortino.
Ya no.
El hombre,
aprieta los ojos
para ver colores.
Rojo mineral,
marca de fuego.

El hombre sella los labios...
El hombre...
Sella los labios
ya no por
el frío invierno.
Ya no.
El hombre
sella los labios
para adueñarse
de las palabras
Brota la tierra primavera,
desde lo profundo
de sus entrañas.

El hombre
que dejó de ser esclavo,
en tierra ajena
descomprime barrotes.
Inventa palabras...
Les crecen alas.
Aladas levantan vuelo
se confunden con los pájaros
en el infinito
cielo azul.
En un canto de libertad,
sus versos,
cruzan los continentes,
los mares...
Atraviesan llanuras
juegan con la cordillera
y llegan a su Chile natal.

El Hombre,
tiene su cuerpo en Viena.
11/09/12

Imagen 1: Chile,  11 de septiembre de 1973. Bombardeo al Palacio de la Moneda.
Imagen 2: El desierto en el norte de Chile
http://compartiendoculturas.blogspot.com.ar/2010/10/el-alicanto.html

12 comentarios:

  1. Ese hombre, que gran hombre, debió inmolarse.
    Hoy, si pudieran harían lo mismo, con nuestras audaces mujeres y hombres de avanzada. Solo aprendimos a ser más cautos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es preferible morir de pie que vivir de rodillas, nos enseñó un ídolo.
      Gracias Daniel, abrazo

      Eliminar
  2. Cuando conocí la Casa de la Moneda, se me puso piel de gallina, la guardia me dio temor a pesar de que ya no estaba Pinochet. Siento un gran respeto por los chilenos por su valor para enfrentar a un regimen tan duro, son muy valientes. Siguen en la lucha por la libertad y las igualdades sociales, lo vemos con los estudiantes que están en la calle.
    Lo expresas muy bien en el poema.
    Abrazo
    Estela Z

    ResponderEliminar
  3. No conozco Chile, pero sé que la esencia del chileno, es la misma que la nuestra. Cuando comencé la docencia, tuve alumnxs chilenxs … No recuerdo el nombre, pero sí sus caras y sus consciencia de los silencios que mantenían… Una chica que su papá había sido de la UP, me traía discos que habían logrado sacar…
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Cuantas historias parecidas en ésta América Latina, aún no secó la sangre que dejaron desparramada el tronar de fusiles contra hermanos que solo miran hacia el norte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Roberto, tierras de exiliados, de desgarrados por tener que criar hijos en lugares extraños... Hijos que crecen con padres que "los adaptaron" para evitar mayor sufrimiento...
      Sufrimiento prolongado en los mayores por tener raíces acá, allá... y no ser de ningún lado siendo de todos.
      Pienso que uno de los mayores castigos es "ser exiliado".
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Bello poema, loas a un amigo amado y admirado!!! valientes nuestros pueblos, sufridos y explotados pero jamás vencidos. Besos Isa

    ResponderEliminar
  6. Hola Isa, para este amigo, que aprecio y admiro, le cabe al dedillo la letra de Víctor Heredia:
    "Hubo hombres que se hicieron a la vida
    como quien en un chinchorro se hace al mar,
    en pequeños botecitos de colores
    afrontaron su terrible tempestad;
    con sus sueños fabricaron flotadores,
    salvavidas, remos, velas y un timón"
    Él fabrica poemas...
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno Hilda, piedras minerales y alas materia humana. Hay quienes por temor o egoísmo se (les) cortan las alas y prefieren reptar o dar saltos cortitos. No es tu caso. Nos llevás de vuelo libre en tu materia alada, un viaje al compromiso, a la solidaridad, a todo lo humano. Mucha razón tenés con lo del exilio terminás -mientras dura- no siendo de ninguna de la dos orillas. Es extraño el exilio, la palabra le viene justa, extrañeza, extrañar, sentirse sapo de otro pozo hasta que por un rato salís y te sorprendés considerándolo tu segunda casa, no esa, la de verdad, la del recuerdo a la cual solo te llevan y traen las palabras aladas escritas naturalmente en papel de avión. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Uyyyy Profe, el papel de avión!!!
    Afortunadamente ahora tenemos desarrollada la tecnología... Aunque corremos el riesgo de ser "tecnócratas, plutócratas e hipocritas" (gracias Angel Parra, es de él ¿no?).
    No fui exiliada, fui "recluída" en mi lugar, "guardada"... De los que tuvimos las alas plegadas... Pero tengo amigxs muy queridxs, muy valiosxs que lo fueron, lo son... Sus hijos crecieron y... ¿cómo volver?... sé de las noches de ellxs en silencio, del no hablar, del negar, del aceptar, de extrañar "los olores"... Cómo me sorprendí cuando en la primera visita de mi amiga del alma me comentó "el olor de la calle se extraña"...
    Grcias por pasar y por el comentario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Cuánta falta nos hace ver al aire libre tus palabras Hilda!
    Cuánto tiempo guardamos dolores por estas tierras !
    Es un bálsamo reconocernos libres y será una forma de sanar tanto dolor.
    Adelante Hilda, nunca más "guardada", suelta, libre y militante de versos necesarios para vivir.
    Un fuerte abrazo.
    Marcela

    ResponderEliminar