sábado, 6 de octubre de 2012

Noche de mar y luna


Sentada en la arena
me descubre el mar
en las primeras horas del alba.
Mar que llega a mis labios
como beso sagrado.
Mar que me abofetea
y se lleva mi sangre
por las heridas amargas.
Mar que me trae tu voz
amigo amado.
Rompen las olas...
Me deja su sal...
En la boca...
En los ojos...
Mis caricias vacías.
Un beso a nadie
brota impulsivo.
Estás bajo mi piel...
Me desbordás el pecho
en la soledad del alba...
Y la luna,
brillando en el horizonte,
me viste de plata...

06/10/12
Imagen: Rogelio Abad Mora (Sevilla)