martes, 9 de noviembre de 2010

Tormenta

Acuarelas en mis manos,
descubro tus ojos...
los niños intentan
tocar las nubes con sus cometas.
Se oculta el sol,
rugido intenso de leones bravos
Le crecen alas a mis pinceles
se marchan con otros pájaros,
las cometas húmedas vuelven a tierra.
La lluvia inesperada
mezclada en lágrimas
lava mi cara.

Tus ojos impasibles me siguen mirando,
mis colores diluidos no pueden pintarlos.