lunes, 31 de enero de 2011

Refugio

Después de la locura infinita, cuando comienza a imponerse la razón y los sentimientos pierden la batalla que se te ocurre final…
Cuando las palabras comienzan a reír mientras el alma simplemente solloza una garúa fina, fría y permanente…
Cuando aquella risa sin parar y sin motivos que indicaba el toque mágico del momento se apague lentamente y la cordura aparezca en tus ojos...
Cuando empieces a abandonar a Alfonsina o a Alejandra y te veas solamente sartriana…
Cuando comiences a vestir otra vez la coraza, esa que sólo descubren los que comparten con vos algo más que el intelecto…
Cuando ese estado dure mas de lo estrictamente necesario…
Corre, escóndete, sálvate, que no te alcance el viento helado de la noche de los sin sueños…
Buscá refugio.
Colgate de la cola de una cometa.