jueves, 24 de febrero de 2011

Asunto serio

Lo que me sucede es asunto serio. Se me rompió el corset y mi sensibilidad anda suelta, desatada en este mundo...
Se le ocurre meterse entre los helechos del cantero, ahí donde guardo todo lo que no quiero mostrar… Encuentra voces que la invitan a jugar... La veo como se me escapa, se sube al campanario, conversa con los gorriones, le hace ajó a los pichones... Ellos no se asustan, la miran y se rien. A veces se ata en el pico de alguno, otras se sube a sus alas. Ya sea en posición de bebé viniendo al mundo o cabalgando a toda velocidad, siente el viento fresco sobre la cara, el cabello enmarañado… Porque Semi, como la llamo, tiene cuerpo, ojos, boca, cabellos...
- Semi, vení. No te alejes.
Parece que lo intenta... Se acerca de árbol en árbol... Se le cruzan otros pájaros... Y ella llena de gozo… Juntos aman la vida y la construyen a su imagen y semejanza...
- Semi, volvé.
Ahí está, pasando por un polideportivo. La descubren los niños, en sus risas inquietas, veloces y estallan de alegría.
En ese momento, un señor muy elegante, de traje gris oscuro, camisa blanca y corbata al tono, la miró con desconfianza e hizo un gesto como para espantarla… Hasta me pareció que quiso tirarle una piedrita, por eso se agachó...
Lo resolví en ese momento.
- Así no, loca... Si te metés con cualquiera yo te ato… ¿Cómo te voy a dejar suelta?... Mirá si te hieren.
Y fui a comprar la cuerda.
Me la dieron en una bolsa blanca. Semi se ofreció a traerla.
Ahora busco la cuerda y no sé dónde la puso. La muy bandida la escondió, ¿o se la habrá dado al zorzal con el que se cruzó?... Se la debe haber llevado el zorzal...
El hecho es que estoy buscando la cuerda. Semi me mira, sonrie... Como diciendo
- Mmmmmmmmmmmmm, no la vas a encontrar... frío, frío...
Y me deja hacer.
- ¿No es un asunto serio lo que me está pasando?... Parece que ya no me responde... Y si me la lastiman...
Mis amigos me habían avisado y, ahora hasta los amigos menos íntimos se están dando cuenta...