lunes, 26 de marzo de 2012

Otoño en mi ciudad…

Otoño
Estación de colores…
Infinitos ocres invaden mi sangre…
Espero ansiosa tus hojas…
Deseo escucharlas crujir bajo mis pies
en el caminar sin rumbo.
O destrozarlas impiadosamente
en el trajinar continuo.
Otoño…
Cuando tus hojas crujen
el amor entra por mis poros,
sube despacito
se instala en mi médula
me susurra al oído
y veo la luna llena.
Otoño…
Cuando destrozo tus hojas,
esas que desprendiste con todo esmero,
descubro:
Al niño hambriento…
Al hombre-buey con su carro…
Al ciego intentando no caer en un bache
esquivando autos lujosos…
A mujeres de porcelana
en asientos de acompañantes…
A escuelas mal iluminadas…
Y las nubes,
nubes oscuras,
se depositan sobre mis hombros.
Con la luna llena,
con nubes negras,
con amor incierto,
con angustia plena,
en esta sociedad egoísta
y en algunos casos autista,
los colores del otoño me esperan…

23/03/2012
Imágenes:
Marina Amaya (Valencia, España 1972)
1. La brisa fresca de la mañana huele a mar y a ti.
2. Ojala volvamos a vernos

24 comentarios:

  1. Hilda, el otoño con sus cálidos colores y hojas desparramadas como cartas al viento, nos dan un respiro después de un tórrido verano para observar que a nuestro alrededor, ocurren muchas cosas, buenas y malas, tristes y alegres, será por éso que causa melancolía cuando nos detenemos y sentimos ése nudo en la garganta a pesar de la hermosa luna llena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyyyyyyyyyyyy ¿será por eso que estoy melancóloca?
      Es para pensarlo....
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me encantan los ocres, me gustan las tardecitas que se apagan con más rapidez, el vientito fresco, si, otoño una estación que disfruto!!!Beso Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es hermoso el otoño... Bueno, a mí no me gusta el verano... Entonces con el comienzo del otoño, "me empiezo a escuchar"
      Besos Isa

      Eliminar
  3. Lindo el otoño, el cielo gris, la luz muy filtrada, los parques casi vacíos, el frío húmedo y si, también las hojas caídas, ocres, amarillas, crujientes y en las afueras el humo de las fogatas donde se las quema- Tiene su lado de tristeza o su tono bucólico, pero esa es su seña de identidad, lo conocido, lo esperado, nada de que alarmarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa que al caminar sin rumbo, las hojas que crujen me cuentan historias... A mí me sorprenden, nada de conocido ni esperado...
      Pero no me alarmo, me divierto...
      Abrazo

      Eliminar
  4. Qué cosa el otoño. Nunca supe bien de mi sensación hacia él. Cierta melancolía; convenimos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Convengamos.
      Además, se puede sentir placer con esa melancolía...

      Eliminar
  5. Precioso el otoño, una estación para dejar atrás todo lo malo, no crees, guapa??

    Que tengas un hermoso martes, mil besos y abrazos

    ResponderEliminar
  6. Hola Princesa, gracias por pasar. A mí me encantan los ocres del otoño... Me invitan a soñar...
    Besos y buen martes (y miércoles...y...) para vos también.

    ResponderEliminar
  7. Aaah... cómo los envidio... Para mí el otoño, esos soles mortecinos, o brillantes pero tan diferentes, son el anuncio del frío (hoy, 27 de marzo, ya he tenido que apelar al guardarropas de invierno), de los días lastimosamente cortos, de los calzoncillos lamentablemente largos, de comprar (ya lo hice) el frasquito y los caramelos de propóleo, de preparar las estufas y prepararse al desabrido encierro... Yo, como las marmotas, hiberno. Y como la circunstancial tortuga que vive con nosotros, ya me preparo para ello...
    Noraman

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Siempre fuiste friolento Norman... y acá me acuerdo de la "vaquita entre amigos" para regalarte el primer calzoncillo largo cuando todavía te peinabas a la perfección... y cantábamos y pasábamos el día del cumple castigando al aparato digestivo con el locro de Rodo!!!!
      besos grandes!!!!!!

      Eliminar
  8. Me gusta el Otoño, el calor del verano me golpea mal. Este Otoño huele a cafecito recién servido, a charlas entre amigos, alumnos, colegas, hijos, etc. El Otoño nos avisa que el frío del invierno será la estación que con mas crudeza revela a nuestros ojos, la diferencia de vivir con buena ropa de abrigo y una estufa cuando hay muchos hermanos que por vidrio tiene un nylon en cada ventana.Eso es triste, esa es una deuda que todavía hay que saldar.
    Melancolía no para mí. Ganas de trabajar, de no bajar los brazos, de mantener vivo el fuego.
    Te mando un fuerte y otoñal abrazo, y miremos juntas las hojas que decoran las veredas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Marce, el invierno es la estación donde más se marcan las diferencias.... tenemos estufas, platos calientes que algunos no tienen todavía. Por ellos hay que seguir, se hizo mucho pero falta...
      Por suerte con la AUH se tapó algún agujero pero la deuda no está saldada...
      Pisando las hojas en este otoño hagamos realidad otra porción de sueños...
      Por un invierno con chocolate caliente para todos!!!

      Eliminar
  9. LINDA LA POESIA. MUY LINDA.
    LINDO EL OTOÑO PARA REUNIRSE AL CALORCITO CON LOS SERES QUERIDOS, DISFRUTANDO DE ESCUCHARNOS Y QUERERNOS.
    EL FRÍO? NO ME GUSTA.
    PERO EL OTOÑO TIENE SUS COSAS.
    MUCHAS SON LAS QUE PINTASTE TAN BIEN.
    GRACIAS POR EL CHOCOLATE CALIENTE, QUE ME ENCANTA.
    CUANDO NOS REUNIMOS CON UNOS AMIGOS A LEER LA BIBLIA, UNA VASCA DIVINA TRAE DOS TERMOS DE CHOCOLATE A LA VASCA QUE ES UN MANJAR.
    ADELANTE. SIEMPRE ADELANTE!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudio: el frío me gusta, pero el invierno es muy desigual... No es lo mismo para los que tenemos una casa abrigadita que para los que tienen una lona de puerta. No es igual para los que tomamos chocolate caliente que los que toman cascarilla o mate cocido (con yerba del mate).
      Abrazo...

      Eliminar
    2. Querida Hilda:
      Se muy bien lo que es vivir sin chocolate, tomando mate cocido sin leche, porque me tocó vivirlo de chico viviendo en un conventillo, donde viviamos con 4 familias diferentes, cada una en una pieza y con un unico bano, sin ducha ni agua corriente.
      Pero aprendí desde los 8 años a trabajar para que mi mamá no fuera de sirvienta primero y luego para salir de ese estado de miseria. Lo he vivido en carne propia.
      Y conozco el frío sin poder quejarme porque no teníamos estufa para calentarnos y el brasero no se podía dejar en la pieza porque eramos cinco los que dormíamos en ella y era peligroso. Y trabajando siempre salimos y pudimos acomodarnos y conseguir con el esfuerzo nuestras ilusiones, sin dádivas de ninguna especie.
      Conozco muy bien la cascarilla y el mate cocido.

      Un abrazo Y FELICES PASCUAS DE RESURRECCION

      Eliminar
    3. A veces, lo que parecen dádivas a los ojos nuestros, no es más que devolver lo mucho que se les ha quitado...
      Sé que sos muy laborioso, pienso que todo trabajo enaltece... El ser empleada doméstica es un trabajo, muchas veces terrible para la empleada, sacrificado, ya que se satisface al otro en desmedro propio... No se puede poner "toque personal" en la actividad... Aunque hay algunas empleadas que logran "su personalidad" en el arreglo de viviendas ajenas... Es sacrificado, pero también lo es el trabajo de matarife, el de albañil... pufffffffffffff tantos.....
      Yo también tomé cascarilla, y mate cocido no creas...
      Un abrazo y Felices Pascuas

      Eliminar
  10. re lindo ¡¡¡¡feliz pascuas para vos y flia ¡¡¡besosss¡¡¡
    Beatriz Duchini

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Profe Betty!!!!! un placer verte por aquí!!!!
      Muchas gracias, mil besos, Felices pascuas para vos y los tuyos.

      Eliminar
  11. Es mi estación preferida. Lo describis muy bien. Me gusta el viraje de los colores de las hojas y tronco de los árboles, por eso disfruto del camino a la plata, es un hermoso paisaje con una gran variedad de verdes y marrones amarillos. Por supuesto que caminar sobre las hojas secas es un placer indescriptible. Nunca entendí porque simpre los juntan y luego queman.
    Me encantó lástima que de un ondazo me bajaste a la triste realidad.
    Abrazo Estela Z

    ResponderEliminar
  12. Otoño, viaje a La Plata... ¿se puede seguir?
    Besos inmensos

    ResponderEliminar
  13. TE DECIMOS GRACIAS HILDA
    UN POEMA, UNA DESCRIPCIÓN LÍRICA, UNA TRISTEZA SOLAPADA, UNA PALETA DE OCRES.
    DEMASIADO BELLO Y LO ROBAMOS
    UN BESO
    INDECQUETRABAJA

    ResponderEliminar