miércoles, 8 de junio de 2011

Habitante del mundo viviendo en sudamérica. Localizada en CABA.

Soy de Buenos Aires porque mi madre estaba instalada en Lanús en el momento de mi nacimiento. Sólo por eso.
Soy porteña por adopción. No hay ninguna diferencia entre un porteño y un bonaerense, usamos las mismas ropas, nos confundimos en librerías y bares. Tenemos la misma entonación... En fin, somos lo mismo...
Llevo más de la mitad de mi vida viviendo en lo que se llama “La Ciudad”... Acá empiezan mis reflexiones, me molesta el término “La Ciudad”...
Mi país tiene un sin fin de ciudades, por eso considero que decir “La Ciudad” es faltarle el respeto a las otras, tan dignas del patronímico como la mía.
No la elegí, se me dio de esa manera. La empecé a querer desde mi época universitaria, allá lejos... Cuando por circunstancias ajenas dejé “mi mundo” en la Universidad Nacional de La Plata... Alguna vez dije que “En La Plata se anticipó el infierno”... La UBA me acogió con cariño... Pasaríamos los mismos temas apenas un tiempo después...
¿A qué viene esta reflexión? Estoy harta de vivir un falso federalismo en los medios de comunicación y ¿por qué no? En los mismos habitantes.
Voy por partes...
Sucede que, en el día de hoy, no se le escapa a nadie que “La erupción del volcán Puyehue en Chile causó una nube de cenizas en la patagonia, donde cerraron aeropuertos y sus habitantes abandonaban sus casas por posibilidades de peligro de derrumbes” etc. etc... Además, hoy sabemos que la lluvia no trajo “tranquilidad” porque si bien, “el problema de las vías respiratorias se solucionaría”, deja al desnudo el problema de infraestructura... Se “tapan” los desagües, las cañerías, la vida está entre paréntesis ... El título de “La Nación” nos dice que
“Las cenizas afectan Buenos Aires y prevén que llegarán hoy a la Capital”
No sé si está claro qué es lo que me molesta.
En el egocentrismo de “La Ciudad” se destaca:
Primero “El volcán es chileno”, me quedo más tranquila, ya tengo a quien echarle la culpa y,
Segundo “cuán trágico puede ser que una nube llegue a CABA.”
¡Cómo se atreve esta nube! ¡Cómo va a venir acá! ¡Habrase visto la falta de respeto!

Por sentir vergüenza ajena es que quiero dar mis respetos a los damnificados por este fenómeno natural. Chilenos, argentinos...
¿Cuándo dejaremos de etiquetarnos por nacionalidades? Hay miles de hermanos que están sufriendo uno de los peores sufrimientos “su vida, sus casas, su entorno están afectados”...
Pienso que cuando sea realidad la aplicación de la “Ley de Medios” esta forma de informar va a cambiar... Por ahora, sólo puedo sentir vergüenza...