martes, 21 de junio de 2011

En el aire…

.
En las vigilias enloquecidas de los sueños tardíos te siento venir a mis brazos… Toco tus cabellos, me miro en tus ojos… Sonido intenso de música adolescente pasando en auto... “Cuando esté lejos sin pase para volver acá, esa noche te llamaré”… Tus manos de dedos finos acarician mi rostro... Freno apurado… La música estridente no permite que llegues a mi cuello… “Volverá, volverá la canción del cielo y en la gran fiesta de disfraz”… Mis cabellos salen al cruce, te enredas en ellos, jugueteas… ¿Quien perturba nuestro encuentro?... “Si dos más dos diera tres de seguro te calmaría un poco el stress”… Me abandono mansamente… Prefiero a León… Tal vez Fito… Seguro Spinetta… Permanezco inmóvil, suaves masajes en mi piel… Me relajo… Te abrazo… “Recuerdo cuando niño robaba mandarinas”… Esa sí… Es Víctor… No… No quiero… Tan pronto no… Despierto… Otra vez son las siete… Mis brazos cruzados sobre mi pecho… Te busco en la cama vacía...

Texto finalista en el Segundo Certamen de Prosa poética “Padua es una Rosa”
Imagen: dyogurin.blogspot.com