lunes, 25 de abril de 2011

Sin palabras

con los pies clavados en el cemento
el corazón estrujado
los ojos mirando a lo lejos
en el momento que los ocres caen sin sentido
en el otoño polvoriento
cuando las dunas se convierten en montañas macizas
y te llevan… y te arrastran
y los caminos se llenan de malezas y hojas secas
y mirando a tu alrededor sólo la nada
y la melodía de tus oídos se apaga
y las palabras se hilvanan sin sentido
y el frío te cala hasta los huesos
en ese instante, al recordar los sueños,
harías trizas hasta al viento…

Imagen:
Mujer llorando, Pablo Picasso